Buscar
  • Bur 2000

Trucos y consejos para aislar tu casa del frío y ahorrar en calefacción


¿Quieres ahorrar en calefacción? No te pierdas estos trucos y consejos que Bur 2000 te trae para aislar tu casa del frío.


La borrasca Filomena ha traído nevadas, heladas y frío en casi todos los puntos de España y por ello, abrigarnos y calentarnos son prioridad en estos días. Si tienes que salir a la calle no te queda otra que abrigarte lo máximo posible, pero si puedes elegir quedarte en casa estarás mucho más resguardado del frío.


Aunque los aislamientos térmicos (reflectivos, de masa y combinaciones) y la calefacción son la salvación de cualquier hogar, sea de gas, de gasoil, eléctrica, etc, la segunda supone un gasto alto tenerla encendida la mayoría del tiempo. Es por ello que ganan importancia los métodos para ahorrar calor y aislar del frío. Si no sabes muy bien cómo hacerlo o no encuentras los recursos necesarios, te dejamos una serie de trucos y consejos que te ayudarán a mantener el calor del hogar el máximo tiempo posible y a que el frío se quede solo en el exterior.


Empezaremos por lo más básico: abrigarse en casa. No hace falta que te envuelvas en capas y capas, pero no está de más el uso de batas o mantas, sobre todo para cuando vayas a permanecer en un mismo lugar sentado o tumbado un largo rato. Mantendrás el calor corporal y quizá no haga falta encender la calefacción en varios momentos.


Otra buena opción para calentarte sin hacer mucho gasto son las mantas eléctricas y las bolsas de agua caliente. En cuestión de minutos podrás calentarte el cuerpo o calentar una zona específica como el interior de una cama, alguna prenda de ropa, un sillón…


Estos consejos te servirán para mantenerte caliente a nivel individual pero, ¿Cómo podemos aislar el calor en la casa? Esto depende mucho de la forma en la que esté construido tu hogar, ya que hay mejores y peores aislantes, o materiales como la madera, que en el suelo en forma de parquet aportan más calidez que las baldosas o azulejos.


Algo importante es reconocer cuales son las posibles causas de que el calor se vaya o ver por dónde es más fácil que se cuele el frio. En la mayoría de casos la respuesta es fácil: puertas y ventanas. Éstas a veces tienen mini rendijas, huecos casi invisibles o problemas de sellado que crean un corriente de aire que no vemos, pero que poco a poco hace que nuestras estancias de enfríen.


Las persianas y cortinas también juegan un papel importante. Un buen truco es usar la luz y el calor del sol, subiendo la persiana cuando los rayos incidan directamente en el cristal, lo que producirá algo de calidez, y bajándolas cuando el sol se esconda, así se frenará un poco el frío.


Respecto a las cortinas, existen modelos aislantes o térmicos que ayudan a que las bajas temperaturas no se expandan por la estancia.


Otras formas de aislar tu casa del frío, sobre todo el que pueda desprender el suelo, es usando alfombras o moquetas. La clave es que sean gruesas y de materiales que guarden el calor y aíslen por debajo. Hay muchos tipos y diseños para adaptarlas a la decoración, a continuación te dejamos una idea de alfombra que puede ayudar a conservar el calor de casa y así poder apagar radiadores y similares.


Como últimos consejos que te pueden ayudar a economizar y ahorrar, manteniendo el frío lo más alejado posible, es conveniente usar un termostato configurándolo con temperaturas suaves y lo más uniformes posible, ajustándolo al tiempo que vayas a estar en casa. También te recomendamos evitar prácticas como colocar muebles o telas encima de los radiadores, ya que no dejan salir todo el calor que debería e incluso pueden alterar la forma de regular la temperatura de las habitaciones.


Esperamos que con todas estas soluciones los días de frío y temporal se te hagan más llevaderos y que tu factura de gas o electricidad no se dispare en las próximas semanas sin que pases frío.



25 vistas0 comentarios