Recomendaciones para aumentar la eficiencia energética durante el confinamiento


A pesar que la situación del confinamiento mejora con el pasar de los días, aún muchas personas cargan con el aumento en los gastos de sus facturas de electricidad.


Es por ello que conseguir que los consumidores sean conscientes del gasto energético que suponen las actividades realizadas en el hogar es un requisito básico para poder controlar el gasto, y a la vez, la factura de la electricidad. El mensaje lo lanza la Asociación de Empresas Eléctricas (ASEME), responsables de la distribución y de garantizar el suministro eléctrico, que ha detectado importantes alteraciones en el comportamiento del uso energético durante el confinamiento.


Ante esa evidencia, la Asociación diferencia tres tipos de consumidores o usuarios en términos de consumo. En un primer bloque estarían los consumidores que usaban la casa como “dormitorio”; los que comían y cenaban en casa, y los pensionistas. En los dos primeros colectivos se han detectado cambios en la factura, porque su consumo energético ha aumentado respecto a sus situaciones habituales, aunque cada caso además se verá afectado por el coste de la “energía familiar” consumida que dependerá de una serie de variables relacionadas con la temperatura exterior y del uso de la energía interior de la casa.


Recomendaciones a seguir


Partiendo de que el coste medio para una familia de 4 personas en electricidad está entre 700€ y 1.200€ anuales, y que la climatización supone un 45% de este consumo doméstico, seguido del agua caliente sanitaria (21%) y los electrodomésticos (otro 21%), las recomendaciones se encaminan a los siguientes puntos:

  • Tener un buen aislamiento es importante para evitar la pérdida energética. Entre un 25% y un 30% de nuestras necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Por cada grado que aumentemos la temperatura de la calefacción, se incrementa el consumo de energía aproximadamente un 7%.

  • En los electrodomésticos, es importante conocer sus consumos. Por ejemplo, un ordenador portátil consume un 50% menos que uno de sobremesa. Uno de los electrodomésticos habituales en los domicilios y que más consume en el hogar es el frigorífico, que llega a representar un 18% del consumo eléctrico total.

  • Otro consejo es optimizar o reducir el coste económico revisando que la potencia contratada y/o la tarifa correcta.

En resumen son muchas las cosas que podemos hacer para reducir gastos y aumentar el ahorro económico y energético pero si hay algo que no puede faltar en tu hogar es una buena combinación de aislamientos. Pensando en eso en Bur 2000 nos ponemos a tu disposición para asesorarte y que podáis tomar las decisión que mas os convenga


0 vistas

© 2020 Bur 2000 S.A.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco