APLICACIONES Y VENTAJAS DEL AISLAMIENTO REFLECTIVO PARA TEJADOS Y PAREDES


Está comprobado que la mayoría de viviendas y edificaciones industriales de nuestro país pierden calor innecesariamente debido a que no se han instalado los aislamientos térmicos adecuados en fachadas, techos y paredes para mantener el confort térmico en el interior de los espacios.

Por tanto, si queremos evitar el derroche de energía y ahorrar en la factura eléctrica, ayudando a proteger el medio ambiente, una de las soluciones más utilizadas por los profesionales de la construcción consiste en aislar térmicamente una construcción arquitectónica mediante un material aislante reflectivo que se instala en tejados y paredes de edificios con el objetivo de impedir la salida o entrada de los flujos de calor y frío tanto en invierno como en verano o para limitar la filtración de humedad. ¿QUÉ ES EL AISLAMIENTO REFLECTIVO Y PARA QUÉ SIRVE? El aislante térmico reflectivo es un producto multicapa de alta densidad, compuesto por capas de láminas finas de aluminio puro en las caras externas y en las caras internas fibra de poliéster

, espuma de polietileno o capas de burbuja de polietileno de aire dependiendo del tipo de aplicación.

Este tipo de aislante, se instala en el interior y exterior de edificios rehabilitados o de nueva construcción con el objetivo de incrementar la resistencia térmica frente a los cambios de temperatura en fachadas, techos, tejados, paredes, bajo cubierta, suelos, tabiques y otros elementos o espacios arquitectónicos.

Es importante destacar también que la alta capacidad aislante que ofrecen los asilamientos reflectivos frente al frío, el calor y la humedad ambiental resulta ser muy superior a la que se obtiene de otros materiales más tradicionales, Sin duda, una de las razones por las que se ha convertido en uno de los productos más demandados y sostenibles del mercado. AISLANTE TÉRMICO: CARACTERÍSTICAS Y VENTAJAS Ha quedado claro que con la instalación de aislantes térmicos reflectivos, conseguimos un beneficio fundamental; mantener una temperatura agradable en el interior del edificio tanto en invierno, conservando el calor como en verano, previniendo el recalentamiento de la estructura.

Sin embargo, esta no es la única ventaja. Existen otra serie de características y propiedades clave del producto que resultan fundamentales a la hora de acometer trabajos de aislamiento. Estas son algunas de las más destacadas:

● Ocupa poco espacio. Su espesor es menor que el de los aislantes tradicionales y oscila entre los 4 y 16 mm, aproximadamente. Lo que significa que reduce muy poco la superficie habitable. Característica que convierte a estos aislantes perfectos para conservar la estética de edificios que van a ser rehabilitados. ● Tiene una elevada resistencia térmica. Su composición lo convierte en un producto muy flexible. ● Es fácil de instalar y transportar. Es un material ligero y flexible que no requiere de equipamiento o de profesionales especializados para proceder a su instalación. ● Consigue un significativo ahorro de energía. Es un producto sostenible y muy amigable con el medio ambiente.  Su alta eficiencia queda demostrada en su capacidad de reducir el consumo energético de las construcciones, en evitar hasta en un 97% las transmisiones por radiación y en aumentar la sensación de confort, eliminando el efecto "Pared-fria" en invierno y el sobrecalentamiento en verano. ● Reduce al mínimo la humedad y la condensación en interiores. Se consigue tanto en habitaciones como en cualquier otra zona de la vivienda, nave industrial o espacio laboral. ● Garantiza una gran durabilidad. No se deforma con el tiempo ni disminuye su eficacia bajo los efectos de la humedad o vapor de agua. No atrae a roedores, y asegura una alta resistencia mecánica. Otra de las ventajas es que no es inflamable ni necesita mantenimiento. ● Es antialérgico. No desprende partículas nocivas o irritantes ni tampoco retiene bacterias, olores o suciedad residual. ● Es un material 100% reciclable. El aislante reflexivo no es tóxico. Es un producto ecológico y sostenible que cuida y protege al medio ambiente, reduciendo las emisiones contaminantes al mínimo. ● Se adapta a cualquier sistema constructivo. Está pensado para ser instalado en tejados, bajo cubiertas, paredes exteriores, fachadas ventiladas y cámaras de aire de todo tipo de edificios, estructuras metálicas, almacenes, naves industriales o en instalaciones agrícolas y ganaderas. Se adapta a todos los soportes y contornos. ● Es ligero, fácil de manipular y colocar. Para instalar el aislamiento tan solo se necesitan herramientas básicas y muy simples como un cúter, tijeras, una grapadora, tornillos o pegamento. ● Se utiliza también para mejorar el aislamiento acústico. AISLANTES TÉRMICOS REFLECTIVOS, UNA OPCIÓN PERFECTA PARA CUALQUIER CONSTRUCCIÓN Los aislantes térmicos reflectivos son productos muy flexibles que se adaptan a cualquier tipo de construcción y elemento arquitectónico. Como puedes ver, son muchos y muy diversos los beneficios y las aplicaciones que el aislamiento térmico reflexivo ofrece. Por lo que, si estás construyendo una obra nueva o rehabilitando, estructuras, edificios civiles, industriales o de viviendas, no dudes en utilizar este tipo de aislantes reflexivos, con los que, no solo estarás usando el mejor, sino que además estarás ahorrando en tu factura energética y cuidando de la buena salud del planeta.

7 vistas

© 2020 Bur 2000 S.A.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco